A VUELTAS CON LOS VOTOS (no confundir con los botox)

Si uno se pregunta si nuestro sistema electoral, esto es, la forma en que se reparten los escaños en el parlamento después de votar, es representativo o no, sólo hay que saber un dato: en las últimas elecciones más de 2 millones y medio de votos se quedaron sin representación en el Congreso. ¿ Esto a qué es debido? Intentaremos explicarlo “grosso modo” para que todo el mundo lo entienda.

 

La constitución española establece que los escaños deben ser repartidos proporcionalmente en provincias, de acuerdo a su población. La ley electoral establece que el sistema de reparto en cada provincia se hace a través de un procedimiento que se llama “Ley D’Hont”, llamado así gracias a su creador de nacionalidad belga. Pues bien, el Sr. D’Hont puso una condición para que su famosa ley fuera verdaderamente proporcional: que las circunscripciones deberían tener al menos 16 escaños elegibles. Esta condición sólo se cumple en 5 provincias españolas de las 50 totales. Debido a eso los dos partidos mayoritarios en cada una de las provincias de menos de 16 escaños son los que obtienen representación, esto es, PP, PSOE y los partidos nacionalistas en aquellas provincias que se presentan.

 

Este sistema perjudica gravemente a aquellos partidos de ámbito nacional que no queden en primer o segundo lugar en cada provincia, por ejemplo IU. Sólo en el supuesto de que hubiera 3 o 4 partidos sin mucha diferencia de votos entre ellos, podría haber más de dos partidos representados en provincias de menos de 16 escaños.

 

¿Por qué tenemos este sistema? Obviamente porque favorece claramente a los 2 partidos mayoritarios ya que puede darse el caso, como el PSOE en 1989, que con el 39% de los votos pueda tener mayoria absoluta de escaños.

 

¿Hay otras opciones? Por supuesto que sí. Si en lugar de 50 circunscripciones provinciales hubiera sólo una que coincidiera con todo el estado, la proporcionalidad sería mayor, no se perderían votos aunque los partidos mayoritarios tendrían menos poder y siempre habria que recurrir a las coaliciones de gobierno (cosa que al menos a mí no me parece mal del todo). Esta opción es inconstitucional por lo que habría que reformar la constitución.

 

Otra opción perfectamente constitucional es subir de 350 a 400 los escaños del Congreso, repartiendo 350 escaños como hasta ahora y los 50 restantes entre todo el Estado. De esta forma se garantizan dos partidos mayoritarios fuertes y sobrerepresentados, y otros partidos con fuerza suficiente para que sus propuestas salgan adelante.

 

No me extiendo más. Para aquellos curiosos amantes de la ciencia electoral, les remito a internet para conocer como funciona el sistema de reparto de la “Ley D’Hont”. Realmente apasionante…

Una respuesta hasta “A VUELTAS CON LOS VOTOS (no confundir con los botox)”

  1. MANIFIESTO POR LA REFORMA DE LA ACTUAL LEY ELECTORAL

    http://reformaleyelectoral.blogspot.com/

    Un cada vez más extenso grupo de ciudadanos considera una urgente necesidad democrática reformar la actual Ley Electoral.

    No es de justicia que a Izquierda Unida le cueste cada escaño 481.520 votos y a UPyD 303.535 votos mientras que al PNV le cuesta solamente 50.541, a Nafarroa Bai 62.073, al PSOE 65.470 y al PP 66.470 votos. No es equitativo que IU, tercera fuerza política en número de votos obtenga 2 escaños con 900.000 votos y UPyD, quinta fuerza política con 300.000 alcance únicamente 1 asiento en el Parlamento mientras el PNV con 300.000 votos consigue 6 diputados.

    Este sistema adultera la voluntad de los ciudadanos emitida en las urnas, escamotea la representatividad y proporcionalidad de un sistema multipartidista como el español y burla el deseo de gran parte de los votantes que observan como su voto no vale nada en virtud de una Ley Electoral caduca.

    Por tanto:

    Exigimos a las dos grandes formaciones políticas españolas una profunda reflexión sobre el tema desvinculada de sus intereses partidistas, coyunturales y electorales.

    Reclamamos que escuchen las voces que se alzan en la sociedad representando a una mayoría deseosa de un cambio que permita que el voto de todos los ciudadanos tenga el mismo valor.

    Demandamos una reforma de la actual Ley Electoral, por injusta y alejada del principio «Un ciudadano, un voto».

    http://reformaleyelectoral.blogspot.com/

    POR UNA REFORMA DE LA LEY ELECTORAL.

    UN CIUDADANO, UN VOTO.

    Enlázanos desde tu blog/web a través de nuestro banner.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: